quinta-feira, 18 de junho de 2009

Tão perto do "paraíso", tão longe de deus...!

Esse é um adágio mexicano, que revela a contradição que marca com tintas trágicas, sua saga de país vizinho a maior potência do Planeta, pelo menos até agora...!

Desnecessário dizer e repetir a lista de violações, anexações e outras violências a que foi submetido o povo mexicano ao longo dos anos...

Sua condição está pregada na memória popular através das imagens que se fixaram na indústria cultural estadunidense, principalmente, no cinema, a maior expressão da indústria do entretenimento do Tio Sam...

Assim como, por aqui, os negros raramente estréiam papéis para além das cozinhas e quartos dos serviçais, nas tramas televisivas, ao mexicano sobrou o gênero bigode-cartucheira-sombrero...

Infelizmente, no México de ontem, e de hoje, não é possível delimitar onde a vida imita a arte e vice-versa...

Afundados em uma crise econômica colossal, fruto da aventura de filiar, incondicionalmente, sua punjante economia a um acordo de livre-comércio(ALCA), que mais nos parece um tratado caracu, o México trilha o caminho de construir alternativas a margem da institucionalidade, da Lei, e do frágil senso do Estado de Direito, que teima em sobreviver no solo hostil latinoamericano...

Como resultado direto do ataque(frustrado)dos estadunidenses aos cartéis colombianos de tráfico de cocaína, o México assiste a explosão de violência criminosa em seu território, a partir da migração da atividade para as fronteiras com o mairo mercado consumidor de drogas do mundo, os EEUU...
Antes uma rota de transporte e apoio logístico, o México abriga os setores secundário, e terciário dessa cadeia produtiva, ou seja, refino, embalagem e distribuição, com a sedimentação de poderosos cartéis, espalhados ao longo da zona limítrofe com o vizinho do norte...

Mas não só de tráfico vive o México...

Durante anos e anos, a imigração ilegal sempre foi um mercado promissor, já que no mundo das desiguladades econômicas abissais, qual outro lugar poderia ser tão atraente quanto os EEUU, para destinar milhões e milhões de pessoas em busca de uma vida melhor...?

Como todo negócio que sobrevive na ilegalidade, e pela ilegalidade, o ramo dos coyotes(pessoas que agenciam e "atravessam" imigrantes ilegais rumo aos EEUU...)prosperou na razão direta do aumento dos muros, rangers(la migra) e todo o aparato de repressão...

Assim, à medida que as dificuldades aumentam, o calvário dos imigrantes ilegais aumenta, onde toda a sorte de violações(oficiais ou não), degradam a condição daqueles que cometeram um único crime: querer melhorar de vida e fazer a América...

Um relatório da CNDH(Comissão Nacional de Direitos Humanos) do México revela que o terror tem contornos bem mais aterradores que imaginamos...

Leia aí a trechos da reportagem do El País sobre o assunto, e veja como a vizinhança com o "paraíso" é uma maldição de proporções bíblicas...

La primera parte del informe sobrecoge. La segunda pone los pelos de punta. Porque las primeras páginas de la investigación realizada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México demuestran que, entre septiembre de 2008 y febrero de 2009, casi 10.000 emigrantes centroamericanos que trataban de llegar a Estados Unidos fueron secuestrados y tratados con extrema crueldad a su paso por territorio mexicano. Pero en las últimas 23 páginas son las propias víctimas las que relatan el calvario que sufrieron a manos de sus captores. Una joven salvadoreña: "A mí, mientras llegaba el rescate, me violaron. Pero mi amiga no tenía familiares que pagaran por su libertad. Así que le dispararon dos veces en la cabeza y la dejaron desangrándose durante tres horas enfrente de mí... Para intimidarme".

      México

      México

      A FONDO

      Capital:
      Ciudad de México.
      Gobierno:
      República Federal.
      Población:
      109,955,400 (est. 2008)

    La noticia en otros webs

    Las víctimas son hombres y mujeres jóvenes que parten cada día de Honduras, de El Salvador, de Guatemala o de Nicaragua para buscar un futuro mejor en Estados Unidos. Pero también son ancianos y niños que emprenden el camino en solitario para reencontrarse con sus hijos o con sus padres. Ellos también hicieron un día esa misma ruta y tal vez encontraron un trabajo, pero no pueden volver a por sus seres queridos por falta de papeles y recursos. Niños y ancianos que viajan escondidos en vagones de tren, en el doble fondo de camiones controlados por las mafias. Se mueven de noche y por caminos de extravío, huyendo de las autoridades. Nada más cruzar la frontera y adentrarse en México, se convierten en las víctimas perfectas.

    El informe, realizado a lo largo de seis meses por 30 agentes de la comisión supervisados por el profesor Mauricio Farah, contiene un sinfín de datos a cual más alarmante. El número de personas secuestradas fue de 9.758. Muchas de ellas fueron capturadas en grupos, bajadas de los vagones de tren y confinadas en casas de seguridad o en naves industriales. El rescate que se les exigía fluctuaba entre 1.100 y 3.600 euros. La Comisión Nacional de Derechos Humanos calcula que la industria del secuestro obtuvo en ese corto espacio de tiempo más de 18 millones de euros. Para ello, no dudaron en utilizar una violencia extrema que incluye la tortura, la violación y el asesinato. Nueve de cada 10 víctimas recibieron amenazas de muerte dirigidas a ellas o a sus familiares. El 67% de los secuestrados era de Honduras, el 18% de El Salvador, el 13% de Guatemala y el resto de Nicaragua, Ecuador, Brasil, Chile, Costa Rica y Perú. Los investigadores supieron de 157 mujeres que fueron secuestradas, cuatro de ellas embarazadas. Dos fueron asesinadas por sus captores. Otras fueron violadas y una de ellas fue obligada a permanecer junto a sus agresores y a desempeñar el papel de "mujer" del cabecilla de la banda.

    De la lectura del informe, y de una conversación posterior con el profesor Farah, se deduce que está realizado de forma concienzuda. Que a pesar de la ausencia de datos -los indocumentados no denuncian por miedo a ser devueltos a su país-, las cifras de los abusos han sido contrastadas para evitar duplicidad o exageración. También se llega a la conclusión de que los criminales actúan en demasiadas ocasiones con la complicidad de las autoridades: "Con frecuencia, los migrantes son víctimas de bandas organizadas y en muchas ocasiones de autoridades federales, locales y municipales, especialmente de las encargadas de la seguridad pública, las que golpean brutalmente, humillan y extorsionan con amenazas de privarlos de la vida, de la libertad o deportarlos a sus países de origen". Aunque los secuestros son más frecuentes en la frontera sur de México, los datos también demuestran que los indocumentados no están seguros en ningún lugar de su travesía por México. "A veces", explica el profesor Mauricio Farah, "las mafias se los roban a los polleros [traficantes que les ayudan a cruzar la frontera a cambio de dinero] para extorsionarlos".

    Y es en este momento cuando el lector del informe se acerca a las últimas páginas. Y allí se encuentra la historia de una emigrante hondureña: "Me pegaron en la cabeza, en la cadera, en los brazos con una tabla que llamaban 'el recuerdo'. Cuando llamaban a mi familia para pedirle dinero, me ponían un taladro en la mano para que ellos escucharan. Luego me violaron". Y la de un menor de edad, también de Honduras: "Durante el secuestro sólo me daban de comer una vez al día, tortillas duras y un pedazo de pollo viejo. Mataron a un salvadoreño que estaba con nosotros. No denuncié el secuestro porque junto a los secuestradores, que bebían cerveza y consumían cocaína todo el día, también había policías de uniforme. A un compañero y a mí nos obligaron a que violásemos a una mujer secuestrada en su presencia...".

    Este periódico intentó ayer sin éxito que la presidencia de la República o algún departamento del Gobierno de México diera su versión sobre las graves denuncias realizadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

    Rescates millonarios

    - Entre septiembre de 2008 y febrero de 2009 fueron secuestrados 9.758 inmigrantes sin papeles.

    - Las bandas criminales recibieron hasta 25 millones de dólares (18 millones de euros) por los rescates.

    - El 67% de los secuestrados procede de Honduras, el 18% de

    El Salvador y el 13% de Guatemala.

    - La mayoría de los secuestros tuvo lugar en los Estados de Veracruz (2.944) y Tabasco (2.378), ambos al sureste del país.

    Nenhum comentário: