terça-feira, 24 de novembro de 2009

Massacre filipino...


Las víctimas de la matanza de Filipinas ascienden a 46

Los agentes hallan dos fosas comunes con más asesinados.- El Gobierno extiende el estado de emergencia en más provincias del sur


El Gobierno de Filipinas ha declarado hoy el estado de excepción en dos provincias del sur del país, en respuesta al peor crimen por rivalidades políticas que ha vivido el archipiélago en su historia reciente. La policía ha encontrado los cadáveres de otras 24 personas -la mayoría de ellos, en una fosa común-, lo que eleva el número total de víctimas a 46. Los fallecidos formaban parte de un convoy de partidarios de un político local y periodistas, que fueron detenidos en un control policial, secuestrados y acribillados a balazos el lunes pasado. Algunas de las víctimas fueron decapitadas.


El grupo se dirigía a presentar la candidatura a gobernador de la provincia de Esmael Mangudadatu, vice alcalde de una localidad de la provincia de Maguindanao, cuando fue interceptado por un centenar de hombres armados al servicio de Datu Andal Ampatuan, gobernador de la provincia hasta hace poco y jefe de una poderosa familia local, según afirmaron portavoces del Ejército. Un hijo de Ampatuan es también candidato a gobernador en las elecciones nacionales y locales de mayo del año que viene. Mangudadatu no formaba parte del convoy, en el que sí viajaban, sin embargo, su mujer y dos hermanas, que fueron asesinadas.

La declaración del estado de excepción en Maguindanao y Sultan Kudarat otorga amplios poderes a la policía para llevar a cabo detenciones. El Gobierno ha asegurado que llegará hasta el final en la investigación. "No ahorraremos esfuerzos para dar justicia a las víctimas y que los autores respondan al máximo de lo que permite la ley", dijo la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, en la televisión. "Nadie será intocable", declaró Cerge Remonde, portavoz gubernamental.

Mangudadatu aseguró que cuatro testigos presenciales le han dicho que la caravana fue detenida por pistoleros al servicio del clan familiar musulmán de los Ampatuan, algo que ha sido refrendado por el Ejército. Entre los asesinados, hay al menos 20 reporteros, según la Unión Nacional de Periodistas de Filipinas.

El jefe de policía de la provincia y otros tres oficiales han sido detenidos. Los tres últimos fueron vistos, según algunas informaciones, en compañía de los pistoleros y paramilitares que interceptaron el grupo en su camino a la oficina electoral.

El clan de los Ampatuan domina la vida política de Maguindanao, una provincia predominantemente musulmana de la isla de Mindanao lacerada por el separatismo islámico desde hace décadas. El patriarca familial, Datu Andal Ampatuan, ha sido gobernador los últimos nueve años de forma intermitente y quiere que su hijo le suceda. La familia ha sido clave en la consecución de votos para la coalición Lakas Kampi CMD de la presidenta Arroyo en las elecciones recientes. Ampatuan es el líder de la coalición en Maguindanao


Do El País...

Um comentário:

Anônimo disse...

E o Governo do Lula, do PT, não fala nada, não se manifesta ...
Está preocupado com o ZéLAIA ...